¿Cómo surge Mataguá?; otra versión

30.03.2015 12:48

 

Las tierras donde está enclavado el pueblo eran parte de una finca del español Jacinto Rivero, que las poseía desde los años inmediatamente anteriores a la Guerra de los Diez Años (1868).

 

La torre de Cardoso

La torre de Cardoso, así le dicen a lo que queda de lo que antes fue el central “San Cristóbal”, enclavado en las inmediaciones de Mataguá. Al fondo, la elevación de Pico Alto.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por esa época existía en la finca un isleño llamado José Cardoso (quizá mediante contrato de arrendamiento), que mantenía un negocio de extracción de hierba de este lugar para venderla en santa Clara, principalmente a los cocheros. Posteriormente adquiriría un pequeño trapiche en el que fabricaba melado y raspadura, y ya por 1895 poseía un ingenio azucarero, que administraba su hijo Cristóbal Cardoso. Dicho ingenio resulta ser el “San Cristóbal”, desaparecido en 1927 cuando fue adquirido por la Compañía Castaño.

Es a partir de los años 1911 ó 1912 cuando se construyen las primeras casas, y sólo tras la instalación en 1913 de la vía férrea y la llegada del ferrocarril – que procede de Cruces y pretende llegar a Báez, pero queda paralizado aquí – comienza a incrementarse la construcción de viviendas que se disponen ya como poblado.
Esto era conocido por entonces como parte del barrio Seibabo, y su asiento primario existe aún en el lugar de ese nombre, donde inicialmente se erigió una valla de gallos, un cuartel de guardia civil española y la alcaldía del barrio, pero más tarde, por gestiones de políticos de la época, se trasladó aquella cabecera para el nuevo lugar de asentamiento, por su mejor ubicación. Así Mataguá, recién creada, vino a asimilar al primitivo Seibabo.
Si bien la llegada del ferrocarril hizo crecer inicialmente el pueblo, la falta de caminos vecinales y otras comunicaciones contribuyó a que se produjera un estancamiento en su desarrollo por largos años.

____

Nota:

Tomado del libro El Escambray en ascenso.

Tema: ¿Cómo surge Mataguá?; otra versión

La finca de mi padre en Cardoso

Fecha: 04.06.2017 | Autor: Rosalba Caridad Gonzalez

Soy Rosalba, hija de Aldo Marcelino Gonzalez, nieta de Ramon Gonzalez. Mi abuelo Ramon le regalo a mi padre como ragalo de bodas una finca alli en Cardoso. Alli fue donde mi padre mando a edificar una pequena casa. Recuerdo muy poco de ella pues yo apenas comenzaba a caminar. Tengo varias fotos de Cardoso. Alli mi padre tenia caballos, vacas, gallinas y bueno muchos animals de finca. Tengo una foto que estoy con mi padre en un lindo tractor Ford. Que lastima que todo eso fue consfiscado por la revolucion. Me pregunto algunas vez seremos compensado por todo lo que nos quitaron? Hoy en dia la gente alli tienen la opurtinidad de vender. Claro vender lo que le quitaron a los anteriores. Nosotros no tuvimos esa oportunidad de ser compensados por nuestros vienes. Esto pasa en Cuba. Anecdota ironica: Cuando vinieron a confiscar los vienes de mi familia el anormal del confiscador no sabia casi leer y mi madre siendo maestra le tuvo que decirle y exlicar lo que tenia que confiscar. Pero eso es muy tipico de este sistema. Quitar a los instruidos y poner a los ignorantes. Es parte del juego. Soy Rosalba y mi padre Aldo tuvo una finca en Cardoso.

Nuevo comentario