Mataguá y el ferrocarril

24.03.2015 15:59

 

 Por: Bienvenido Corcho Tavío

 

El hecho mismo de la existencia del pueblo, donde está ahora, se lo debe al ferrocarril.

Y es que la fundación de Mataguá, según versiones, data de 1868, pero estaba ubicado entonces en las márgenes del río Mataguá y de ahí toma su nombre. Hoy ese río se llama Los Pasos.

Mataguá y el ferrocaril

La llegada del ferrocarril hizo que Mataguá se mudara de su antiguo asentamiento en las riberas del rio Los Pasos para donde se ecuentra hoy.

 

Fue en la primera década del siglo XX que llega el ferrocarril, dado el auge de la extracción de maderera y la industria azucarera; entonces el caserío que se extendía desde donde está hoy la subestación eléctrica, hasta las márgenes del rio, se fue acercando a las instalaciones del ferrocarril.

Ya en 1912, Belisario Miyar traslada su comercio La Casa Grande para el lugar donde hoy está, lo hizo cerca de la estación de trenes tal vez buscando mayor clientela. Y ahí comenzó a construirse al nuevo pueblo.  En 1925 se construyó el andén con su estación la cual se conserva hoy en muy buen estado constructivo. Luego la extracción de madera decayó y el trazado de la línea que estaba prevista llegar hasta Báez, queda interrumpida. Entonces se construyeron la báscula y el chucho para la carga de la caña que venía de los campos aledaños. Desde el chucho partían los vagones cargados de caña para los centrales de Cruces, San Juan y Ranchuelos. Las asombrosas locomotoras de vapor no paraban.

Posteriormente se introduce también el transporte de pasajeros con maquinaria de vapor, aunque recuerdo haber visto a finales de los 60 y en los años 70, máquinas de diésel. La vía era utilizada por todos los pobladores de pueblos cercanos tanto para realizar viajes a Cienfuegos y la Habana, pues aunque no había una línea directa, sí comunicaban en Cruces para cualquiera de estos destinos como también para realizar y recibir envíos de carga y postales. Incuso el tren trasladaba tanques de agua para el poblado dada la escases que siempre padeció (y padece) el pueblo de este vital líquido.

Lo último fue el Carahata, una especie de coche motor que hacía los viajes hasta Ranchuelos, muy utilizado para los residentes en las localidades de La Jorobada y Zapatero. Y este fue el final del ferrocarril en Mataguá. Ya en los años 90 solo quedaba la línea en muy mal estado y por razones de abandono y de precariedad económica, además de decisiones de funcionarios y de la rapiña que se desató en esos duros años de subsistencia, los rieles fueron arrancados para otros usos.

Fue el ferrocarril un símbolo de prosperidad del pueblo y el que propició su crecimiento en el lugar que hoy está ubicado, si no, hubiese crecido en los márgenes del río Los Pasos. También fue el orgullo de los matagüences, los más viejos lo recuerdan con nostalgia, y otros sueñan con que, algún día, Mataguá vuelva a tener su ferrocarril. Dije que sueñan, soñar no es un pecado. 

 

Tema: Mataguá y el ferrocarril

Conoci a un jefe de esa estacion

Fecha: 04.06.2017 | Autor: Rosalba Caridad Gonzalez

Soy Rosalba y jugue y viaje en eso vagones muchas veces. Unos de los jefes de esa estacion fue mi abuelo por parte de madre. Su nombre Randolfo Guzman. Mi madre Virtalia Maria Guzman de Gonzalez (ya fallecida). Concervo fotos de alli cuando mi hermano Aldo Pablo era muy pequenito y yo en un coche.
Recuerdo que en las tardes esperabamos la llegada del tren con anciedad pues sabiamos que nos dejarian montar en los vagones cuando el tren daba los cortes. Que tiempos aquellos! Que vida tan simple y pura! Hasta que lo fastidiaron todo. Yo pudiera estar alli todavia disfrutando de ese lugar tan hermoso. Que quedara de esa estacion? Que es hoy en dia? Recuerdo muy poco del interior, pero se mantenia limpia y me encantaban los portales de espera.
Soy Rosalba y yo conoci a Radolfo Guzman, jefe de estacion.

Precioso

Fecha: 12.10.2015 | Autor: alfredo

Precioso ese viaje de Ranchuelo a Matagua

el coche

Fecha: 04.05.2015 | Autor: Ariel Lunar

corchete, esto está muy bueno, estas apretando...

Nuevo comentario